Archivo de la categoría ‘Moda masculina’

III Curso de Moda Masculina en el Museo del Traje: El Hombre el nuevo cliente de la moda. Moda y Deporte

25 de octubre de 2013
curso_moda_masculina_museo_del_traje_amigos museo del traje

Chaqueta de Jean Paul Gaultier

Los Amigos del Museo del Traje junto con el Museo del Traje. CIPE hemos vuelto a organizar una nueva edición del curso sobre moda masculina: El hombre, el nuevo cliente de la moda.

En esta III Edición del curso, el tema elegido ha sido la moda masculina y el deporte. Se celebrará los días 15 y 16 de noviembre y la cuota es de 30€.

En el curso, debatiremos sobre la influencia de la moda deportiva en la ropa urbana, cómo ha llegado esta tendencia a los creadores de pasarela y también sobre el deportista como role model.

Aquí os dejamos toda la información:

Fechas: 15 y 16 de noviembre 2013
Horario: 16:00 – 20:00 h. (día 15) y 10:00 – 14:00 h. (día 16)
Lugar: salón de actos

Dirección: Marta Blanco Carpintero y José Luis Díez Garde
Colabora: Asociación de Amigos del Museo del Traje

Inscripción: desde el 8 de octubre (7 de octubre para los “Amigos del Museo”) enviando datos personales a cursos.mt@mecd.es
Cuota: 30€

Información: 91 050 55 95 (de lunes a viernes, de 10:00 a 15:00 h.)

PROGRAMA

 

VIERNES 15 DE NOVIEMBRE

 

15:30 horas

Entrega de documentación

 

16:00-16:30 horas

Presentación del curso

Helena López Del Hierro, Directora del Museo del Traje, CIPE

Marta Blanco Carpintero y José Luis Díez Garde, directores del curso.

 

16:30-17:45 horas

Conferencia: Traje deportivo y ropa de sport: conexiones.

Pablo Pena González, doctor e investigador de historia del traje. Autor de La Moda en el Romanticismo. Premio de Investigación Marqués de Lozoya.

 

17:45-18:00 horas

Pausa

 

18:00-19:30 horas

Conferencia: La moda deportiva como prescriptora de tendencias.

Eugenia de la Torriente, Redactora jefe de El País Semanal. Editora de moda de El País.

 

19:30-21:00 horas

Entrevista: El deporte sobre la pasarela

Ana Locking, diseñadora

 


SÁBADO 16 DE NOVIEMBRE

09:30-10:30 horas

Conferencia: Sneakers or die: deportivas, música y ciudad

Wenceslao Sanz, Diseñador gráfico. Director de Stero/Chromo. Diseñador y co-fundador del portal de diseño Doméstika. Fundador y ex-director del festival Mad In Spain.

10:30-11:30 horas

Conferencia: Las marcas deportivas masculinas en cifras: el mercado de la moda deportiva.

Pilar Riaño, Directora de Modaes.es

 

11:30-12:00 horas

Pausa

 

12:00-13:00 horas

Conferencia: Sofisticados plusmarquistas: por qué el lujo masculino utiliza el imaginario del deporte.

Leticia García, investigadora de moda. Colaboradora en la revista semanal SModa y en El País Semanal

 

13:00-14:00 horas

Conferencia de clausura: Hombre, cuerpo, deporte y exhibicionismo.

Luis Venegas, Director Creativo. Editor de Fanzine137, EY! Magateen y Candy.

 

14:00 horas

Clausura del Curso


 

Londres, historia de la moda masculina en 5 párrafos (más o menos) para el LondonBloggingDay

27 de julio de 2012

En Telva lanzan un órdago a los blogueros hoy para hacer un post sobre Londres con motivo de las Olimpiadas. Me gusta la acción. Me gusta cómo llevan la estrategia de Social Media en Twitter esta revista, así que recojo el guante y les propongo un post sobre la moda masculina y sobre la influencia de Londres en este asunto en cinco párrafos muuy largos (¡ojo! porque he sintetizado todo y más). En realidad, supongo que se referían a posts más de estilo, bla, bla, bla,… pero como la historia del traje es lo más aquí os lo dejo por si vale.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

jacques louis david monsieur Sériziat 1795

Jacques Louis David: Monsieur Sériziat, 1795

Desde el final del siglo XVIII, Inglaterra ha sido árbitro de la elegancia en moda masculina. La Revolución Francesa y la Revolución Industrial no solo cambiarán el mapa social, económico y político de toda Europa, sino que provocarán uno de los hitos de moda más importantes de la historia del traje, aquello que Flügel denominó “La gran renuncia masculina a la moda”: la creación del traje moderno masculino.

 

Así, en este convulso final de siglo XVIII, el trabajo por fin tiene buen crédito entre la nobleza y hay que tener un uniforme adecuado para ello. Se acabó para el hombre la frivolidad de pensar en la moda. Luis XVI ha sido pasado por la guillotina y con él, su delicado corbatín de encaje, sus colores, sus gusto por la seda y París como centro de moda masculina. Europa busca nuevos referentes para vestir al hombre y así, -y con un bastante ayuda de los díscolos “San-Culottes”-, los elegantes resolverán sus dudas de estilo allende los mares, con Londres como epicentro de las nuevas tendencias. La capital de Inglaterra dará a luz el traje masculino que aún hoy siguen usando la mayoría de los varones occidentales para trabajar: el terno o chaqueta, el chaleco y el pantalón formarán las tres piezas imprescindibles de todo burgués que se precie.

 

 

Sin embargo, no solo exportarán un traje para Europa, sino que también explicarán cómo ponersélo. Será precisamente en Londres donde se consagre uno de los iconos de la moda masculina más importantes de todos los tiempos: George Bryan Brummell, “Beau Brummell”, consejero de estilo y amigo personal del rey Jorge IV y precursor del movimiento dandy.

 

George Brummell by Richard Dighton 1805

George Brummell by Richard Dighton, 1805

En este tiempo, comienza a su vez en Inglaterra una industria muy poderosa en torno a la lana y a la sastrería masculina que aún hoy mantiene: Savile Row sigue siendo la calle de los sastres por excelencia.

 

Eduardo VII

Eduardo VII

El siglo XIX pasa despacio para la moda masculina y llega el XX con aires de nuevo clasicismo. En la primera década, vuelve a surgir un icono desde Inglaterra: el monarca inglés Eduardo VII quien, esperando su corona, volcará todas sus energías en los viajes, en la vida social y en la indumentaria. Entre sus aportaciones a la moda masculina se encuentran la chaqueta Norfolk (super tendencia este próximo invierno) y la vuelta de los pantalones. A él, le seguirá su nieto Eduardo VIII y posterior duque de Windsor, que tomará el relevo trendy de su abuelo.

Eduardo VIII

Eduardo VIII, posterior Duque de Windsor

 

Desde los años 30 hasta el final de la II Guerra Mundial, Inglaterra cede a regañadientes su hegemonía sobre la moda masculina ya que le sale un serio competidor desde el otro lado del océano: América, con su Casual Wear y sus Star System comienza a vestir al hombre en sus ratos de ocio. Además, el auge del jazz, la exaltación de la figura del gánster en el cine y la contracultura negra irán modificando el traje masculino. Sin embargo, para muchos, el verdadero elegante sigue vistiendo en Londres.

 

oxford_suit

Figurines con el Oxford Suit, influencia inglesa universitaria

Quitando Beatniks, Zoot suits, Elvis de turno, Teddy Boys y Rebeldes sin Causa, el traje masculino y la época áurea del corte inglés fluye por aguas claras hasta que, al final de los años 50, un fenómeno inédito vuelva a revolucionar la historia del traje: la moda se separa por edad y será la juventud quien se lleve el gato al agua. Además, la refrescante moda italiana ha irrumpido en el panorama internacional de la moda masculina y el estilo y los colores italianos comienzan a inundarlo todo.  Londres contratacará con Carnaby Street y con una oleada de moda pop a la que aún muchos diseñadores (algunos muy consagrados) siguen “homenajeando” en sus pasarelas temporada tras temporada. Poco a poco, el hombre comienza a volver a ganarse su derecho de vestir a la moda.

Rolling Stones, 1968

Rolling Stones, 1968

 

Durante el final de los 70 y los 80, Londres vuelve a estar de moda con el movimiento punk. La Union Jack sube de nuevo a las pasarelas de todo el mundo y los movimientos neorrománticos recuperan la figura del dandy de Wilde. ¡Qué se lo digan a Bowie después de digerir su personaje de Ziggy Stardust!

sex pistols 76

Sex Pistols, 1976

 

En las últimas décadas, Inglaterra ha ido perdiendo su hegemonía de moda. El mapa de la moda masculina se ha fragmentado y otras ciudades han ido tomando el pulso a los guardarropas del hombre. Sin embargo, en el imaginario popular y en las agendas con más estilo, Inglaterra, con Londres como corazón del movimiento, sigue siendo uno de los referentes más importantes en la moda masculina y sigue conservando ese halo de elegancia y mesura que mantiene desde hace más de dos siglos.

 

Feliz LONDON BLOGGING DAY!

Londonizate con Telva

Exposición sobre la Orden del Toisón de Oro en la Fundación Carlos de Amberes

30 de enero de 2012

Códice de Trajes Res 285 ca. 1547 Biblioteca Nacional. Madrid

La Orden del Toisón de Oro es una de las órdenes de caballería de mayor prestigio de Europa. El nombre de la orden hace alusión al mítico vellocino de oro, regalo de los dioses, que daría prosperidad a quien lo poseyera.  Su jefe y soberano es SM D. Juan Carlos I, rey de España. 

La fundación Carlos de Amberes organiza estos días una exposición sobre tan preciada joya y recorre de esta forma la historia del traje europeo.

Además, en torno a la exposición, ha organizado un ciclo de conferencias sobre el Toisón de Oro que darán comienzo en febrero.

La exposición y el ciclo de conferencias es gratuito.

Más información:

Fundación Carlos de Amberes. C/ Claudio Coello, 99. 28006 Madrid.

91 435 22 01 o el correo electrónico fca@fcamberes.org

 

 

Efemérides: Nevermind de Nirvana (24 de septiembre de 1991)

24 de septiembre de 2011

Hace hoy exactamente 20 años que Nirvana sacó a la venta Nevermind.

 

Voguepedia, la nueva enciclopedia digital sobre la moda

17 de agosto de 2011

El mayo pasado se lanzó la Voguepedia, la nueva enciclopedia de la de moda por cortesía de Anna Wintour, quien se ha tomado muy a pecho el apelativo que le dan algunos a la revista que dirige de “la Biblia de la moda”.

Voguepedia es un buscador digital de la revista Vogue Usa que recopila información del Planeta Moda. La herramienta abre con cada entrada biografía, fotografías, algunas declaraciones o, incluso, la primera vez que apareció en la revista. Siguiendo el concepto de Wikipedia, se puede encontrar información sobre diseñadores, marcas, modelos, personalidades del mundo de la moda (amplio concepto, por cierto) y belleza. 

La Web está empezando y construyéndose por lo que aún tiene fallos (a mí, por ejemplo, se me cargan fatal las fotos), pero si le dedican tiempo, dinero y recursos de hemeroteca, la voguepedia será una de las herramientas más utilizadas por todos en este sector.

Expectante…

NO HAY DOS SIN TRES: SILUETAS MASCULINAS

14 de noviembre de 2010

Hace unos días os dije que proclamaría tendencia oficial los hombres silueteados y despersonalizados si encontraba otra muestra más de esto por la red. Aquí la tengo: la última campaña de la marca Obscur del diseñador sueco Richard Söderberg ha elegido esta peculiar manera de presentar a los modelos (¡ojo, qué te ahorras un dineral en estrellas!) de sus visuales para la próxima primavera.

Ahora solo resta saber qué demonios significa tanto misterio: ¿qué la ropa es lo importante? ¿Qué no tenemos identidad? ¿Qué va a continuar la crisis? ¿Qué todo el mundo está obsesionado por Magritte? ¿Qué “Are we humans or dancers”? En fin, veremos…

PROMOVOGUE DE LV EN VOGUE JAPÓN

13 de octubre de 2010

No me resisto a colgaros estas fotos que encontré hoy…

William Selden para Vogue Hommes Japan:

Y mi favorita:

GUY WALKS ACROSS AMERICA: EL ÚLTIMO VIRAL DE LEVI’S

20 de septiembre de 2010

Levi’s que se encuentra en busca de su target perdido ha decidido ir a buscarlo en el mundo online. El último video que han creado para explicar a los consumidores que sus pantalones no se desgastarían aunque anduvieras de NY a Los Ángeles es un buen ejercicio de I-marketing con más de 45.500 “vistas” en un mes. Pues eso.

http://www.dailymotion.com/videoxe71xm

LOPE: LAS ENTRETELAS DEL SIGLO DE ORO. EXPOSICIÓN

7 de septiembre de 2010

El Museo del Traje de Madrid exhibirá hasta el 28 de noviembre una muestra con el vestuario original de la recién estrenada película Lope, sobre el Fénix de los Ingenios.

 

El visitante podrá contemplar los diferentes trajes, subrayando las principales características de la indumentaria de finales del siglo XVI y principios del siglo XVII a través de documentación gráfica. Se trata de una oportunidad única para el público de poder acercarse a lo que pudo ser el siglo XVII, a su vida cotidiana y a su aspecto, a través de la reinterpretación que la comisaria Tatiana Fernández ha hecho de su indumentaria y por medio de una serie de claves que le permitan saber qué es histórico y qué no.

¡No te la pierdas!

Lope. Las entretelas del Siglo de Oro

Organizada por: Museo del Traje. CIPE
Producción: El Toro Pictures S.L., Antena 3 films, Hispano Foxfilm S.A.E. e Ikiru Films S.L.
Comisaria: Tatiana Hernández
Lugar: primera planta. Área de acogida

Fecha: 10 de septiembre-28 de noviembre

Actividad gratuita.

EL CUERVO POR TOM FORD

15 de julio de 2010

Tom Ford F/W 2010 por Tom Ford

Tom Ford F/W 2010 por Tom Ford

Tom Ford F/W 2010 por Tom Ford

Edgar Allan Poe
(Boston, 1809 – Baltimore, 1849)

el cuervo

Una vez, al filo de una lúgubre medianoche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”

¡Ah! aquel lúcido recuerdo
de un gélido diciembre;
espectros de brasas moribundas
reflejadas en el suelo;
angustia del deseo del nuevo día;
en vano encareciendo a mis libros
dieran tregua a mi dolor.
Dolor por la pérdida de Leonora, la única,
virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada.
Aquí ya sin nombre, para siempre.

Y el crujir triste, vago, escalofriante
de la seda de las cortinas rojas
llenábame de fantásticos terrores
jamás antes sentidos.  Y ahora aquí, en pie,
acallando el latido de mi corazón,
vuelvo a repetir:
“Es un visitante a la puerta de mi cuarto
queriendo entrar. Algún visitante
que a deshora a mi cuarto quiere entrar.
Eso es todo, y nada más.”

Ahora, mi ánimo cobraba bríos,
y ya sin titubeos:
“Señor —dije— o señora, en verdad vuestro perdón
imploro,
mas el caso es que, adormilado
cuando vinisteis a tocar quedamente,
tan quedo vinisteis a llamar,
a llamar a la puerta de mi cuarto,
que apenas pude creer que os oía.”
Y entonces abrí de par en par la puerta:
Oscuridad, y nada más.

Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónito, temeroso,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: “¿Leonora?”
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: “¡Leonora!”
Apenas esto fue, y nada más.

Vuelto a mi cuarto, mi alma toda,
toda mi alma abrasándose dentro de mí,
no tardé en oír de nuevo tocar con mayor fuerza.
“Ciertamente —me dije—, ciertamente
algo sucede en la reja de mi ventana.
Dejad, pues, que vea lo que sucede allí,
y así penetrar pueda en el misterio.
Dejad que a mi corazón llegue un momento el silencio,
y así penetrar pueda en el misterio.”
¡Es el viento, y nada más!

De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.

Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en una sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía.
“Aun con tu cresta cercenada y mocha —le dije—,
no serás un cobarde,
hórrido cuervo vetusto y amenazador.
Evadido de la ribera nocturna.
¡Dime cuál es tu nombre en la ribera de la Noche Plutónica!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado
pudiera hablar tan claramente;
aunque poco significaba su respuesta.
Poco pertinente era. Pues no podemos
sino concordar en que ningún ser humano
ha sido antes bendecido con la visión de un pájaro
posado sobre el dintel de su puerta,
pájaro o bestia, posado en el busto esculpido
de Palas en el dintel de su puerta
con semejante nombre: “Nunca más.”

Mas el Cuervo, posado solitario en el sereno busto.
las palabras pronunció, como virtiendo
su alma sólo en esas palabras.
Nada más dijo entonces;
no movió ni una pluma.
Y entonces yo me dije, apenas murmurando:
“Otros amigos se han ido antes;
mañana él también me dejará,
como me abandonaron mis esperanzas.”
Y entonces dijo el pájaro: “Nunca más.”

Sobrecogido al romper el silencio
tan idóneas palabras,
“sin duda —pensé—, sin duda lo que dice
es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido
de un amo infortunado a quien desastre impío
persiguió, acosó sin dar tregua
hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido,
hasta que las endechas de su esperanza
llevaron sólo esa carga melancólica
de ‘Nunca, nunca más’.”

Mas el Cuervo arrancó todavía
de mis tristes fantasías una sonrisa;
acerqué un mullido asiento
frente al pájaro, el busto y la puerta;
y entonces, hundiéndome en el terciopelo,
empecé a enlazar una fantasía con otra,
pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,
lo que este torvo, desgarbado, hórrido,
flaco y ominoso pájaro de antaño
quería decir granzando: “Nunca más.”

En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra,
frente al ave cuyos ojos, como-tizones encendidos,
quemaban hasta el fondo de mi pecho.
Esto y más, sentado, adivinaba,
con la cabeza reclinada
en el aterciopelado forro del cojín
acariciado por la luz de la lámpara;
en el forro de terciopelo violeta
acariciado por la luz de la lámpara
¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más!

Entonces me pareció que el aire
se tornaba más denso, perfumado
por invisible incensario mecido por serafines
cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado.
“¡Miserable —dije—, tu Dios te ha concedido,
por estos ángeles te ha otorgado una tregua,
tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!
¡Apura, oh, apura este dulce nepente
y olvida a tu ausente Leonora!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Profeta!” —exclamé—, ¡cosa diabolica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio
enviado por el Tentador, o arrojado
por la tempestad a este refugio desolado e impávido,
a esta desértica tierra encantada,
a este hogar hechizado por el horror!
Profeta, dime, en verdad te lo imploro,
¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad?
¡Dime, dime, te imploro!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Profeta! —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!
¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,
ese Dios que adoramos tú y yo,
dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
tendrá en sus brazos a una santa doncella
llamada por los ángeles Leonora,
tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen
llamada por los ángeles Leonora!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Sea esa palabra nuestra señal de partida
pájaro o espíritu maligno! —le grité presuntuoso.
¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.
No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira
que profirió tu espíritu!
Deja mi soledad intacta.
Abandona el busto del dintel de mi puerta.
Aparta tu pico de mi corazón
y tu figura del dintel de mi puerta.
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!